Valle del Cuadro y Campas Tiñosas (Antroxu o así de 2012)

      ¿Más de seis meses sin un mísero post? ¿Acaso este hombre quiere ser menos diligente que Mariano Rajoy? ¿Cree que con mirar para otro lado el monte dejará de estar ahí, las paredes calizas no serán escalables y la nieve será solo la de antaño como en el poema de François Villon? Apremiado por los centímetros de nieve caídos, constantes e inexorables como los dígitos de la prima de riesgo, ya no puedo hacerme más un Javier Fernández (1) o un Pilar Varela (2): tengo que dejar de tocarme los huevos y subir las fotos de la última salida al monte de la temporada pasada (la última, en ¿febrero?: efectivamente, este tío es más vago que la Trotona de Pontevedra -como le motejan inocente y cariñosamente algunos de sus correligionarios-; digo que eso pensarán los perroflautas etarras antisistema -¿acaso puede ser otra cosa quien diga eso de bocachocho?, Marhuenda dixit).
      Pero yo, como el PP en la portada del ABC y sus promesas electorales, siempre tengo disculpa: me astillé el codo y en bastantes meses no pude ni escalar ni esquiar; ni puta la gana de preocuparme por el monte hasta no estar completamente curado y requetemotivado. Ya es el caso, así que vamos con ello.

        En Febrero, pues, las nieves se hicieron esperar, pero acabaron dejando unas respetables condiciones: aquí se ve el aspecto del Valle de Tablado, dominado por el Picu Celleros subiendo en dirección al Puertu Piedrafita; estamos todavía en la pista que va por el fondo del valle.

           Rápidamente nos desviamos por amplias palas a la cumbre que cierra el valle por la derecha, abriendo la perspectiva hacia el Picu Robequeras y las Campas Tiñosas:

          Alcanzamos una pequeña cumbre que frisa los 2000 m. de altura y da ya vista hacia Vegarada y San Isidro:

        Bajada prestosísima, por una nieve primavera transformada a la absoluta perfección (¡no me joder que no hay foto que salga bien con esas putas pértigas de bastones!)

         Marcos sentado en las colas de los esquís, un tanto rígido… A ver como lo niega, con esta evidencia empírica. Creo que ahora se compró unos esquís que, por ser anchos, te deben hasta corregir la posición y no sé cuántas cosas más; no obstante, lo mostraremos en próximos vídeos:

       Cambio de ladera del valle, subiendo por la vertiente Oeste del Valle del Cuadro; esta vez hacia la Campas Tiñosas, por encima de los 2100 ms. La nieve comienza a costrar ligeramente, pero sigue siendo perfectamente esquiable:

        Lara quejándose -algo; pero poco para ser ella- del cansancio. Al fondo, se vislumbra L ‘Estorbín de Valverde.

        La nieve va cambiando; comienzan a aparecer placas de viento de libro: vertiente a sotavento del NO predominante la semana anterior. Esta tiesa pala nos ofrecerá, en la parte superior, una sorpresa:

   

        Justo en el punto de inflexión de la pendiente, en la convexidad, ahí aparece, efectivamente y por el libro, la placa de avalancha, que empezó a caminar y el posterior rehielo logró detener. Si se para uno a pensarlo, menudo acojone; pero como subíamos totalmente ajenos a ello, pues como que no. Ya lo dice el Eclesiastés y lo aplican en RTVE y en RNE: “en gran conocimiento hay gran dolor”.

  

       Rápidamente alcanzamos la cumbre, y, sin más dilación, iniciamos la bajada, buscando las pendientes menos expuestas:

      Día perfecto, rematado con un poco de ganja, recetada por el médico para los nervios; efectivamente, hay quien se pone nervioso si no se automedica:

        (1) Se dice de aquellos a quienes les cuece la polla el hecho de que se despilfarren miles de millones de merkels de dinero público, verbigratia, el macropuerto del Musel, porque piensan, con buen criterio, que la mayor parte de la gente es gilipollas y/o ytumasista (o sea: y tú robas más, así que me quedo con estos) y seguirá votándoles.  Se apoya, teóricamente, en la doctrina jurídica de que “el dinero público no es de nadie”, defendida, entre otros, por el infausto abogado leonés José Luis Rguez. Zapatero; doctrina esta sólo vigente hasta el año 2011 en que llegó Angela y dijo que miscojones33, a pagarme todos como hijos de puta, asísusmuráis; y cambiáis la constitución por que no me fío del länder este de Gitania. Úsase también en sentido figurado.
        (2) Se dice de aquellas a quienes les cuece el chirri el hecho de que se despilfarren cientos de millones de merkels de dinero público, verbigratia, el Niemeyer, porque piensan, con buen criterio, que la mayor parte de la gente es gilipollas y/o ytumasista (o sea: y tú robas más, así que me quedo con estos) y seguirán votándoles. Se apoya, teóricamente, en la doctrina jurídica de que “el dinero público no es de nadie”, defendida, entre otros, por el infausto abogado leonés José Luis Rguez. Zapatero; doctrina esta sólo vigente hasta el año 2011 en que llegó Angela y dijo que miscojones33, a pagarme todos como hijos de puta, asísusmuráis; y cambiáis la constitución por que no me fío del länder este de Gitania. Úsase también en sentido figurado.

Como Pedro a Nuestro Señor, negamos a Amalia, la del bar de Tarna, tres veces

NOTA: es recomendable escuchar la selección musical mientras se lee el post
Tres veces, sí, tres veces con su habitual gentileza, delicadeza y bonhomía, nos pidió, o algo así, que no durmiéramos con nuestros vehículos (equipados pertinentemente a tal efecto) en su aparcamiento, privado (sé lo que vais a decir: ¿ése que limpia la quitanieves pública pagada con el dinero de todos los contribuyentes? ¿Ése? -No limpia otra cosa que no sea asfalto, no: las multas en los coches que intentan disfrutar de un día de nieve en el Altu las Señales no me dejarán mentir-). No nos pidió nunca, no, que limitáramos el consumo etílico o fabádico en su humilde y acogedor establecimiento -excusas, en cualquier caso, de humildes pecadores-. Bueno, volviendo al grano, y que se nos va la pinza, como dice la juventú: nos negamos (o eso creemos) a sus requerimientos por tres veces, y con ello nos hicimos acreedores al mayor de los castigos. El problema es que no sabemos exactamente en qué consistirá: ¿no dejarnos consumir? ¿no dejarnos dormir?; ya le adelantamos (aunque no nos escuchó) que antes volveríamos a votar al PSOE, antes volveríamos a comprar CD’s como si Megaupload no hubiera existido nunca, antes leeríamos un libro de Paulo Coelho o escucharíamos a Joaquín Sabina con delectación. Vade retro Amalia Petrus non sumus nec erabimus. Fortes in fide etiam cum ratio audaces. Hostelería, Asturias, calidad, crisis, cliente, ah, ¡qué trágico oxímoron!

Puertu Tarna, primeras nieves en la Cordillera

Por fin las primeras nieves tapizan nuestras queridas montañas. Realizaremos un circuito alrededor de La Bedular para valorar las condiciones y empezar, con visos de continuidad, la temporada. La aproximación, mil veces repetida, pero siempre hermosa, con el Remelendi al fondo.

El aspecto de la cumbre es bueno, tanto por el sur…

…con una nieve, aunque venteada, en excelentes condiciones…

…como por la ladera norte.

Esta última tiene bastante hielo en la arista; el viento de estos 
últimos días no perdonó.

Pero más abajo, acumulada por ese mismo viento, todo un éxtasis de nieve en polvo. Seré hiperbólico, pero el adjetivo que se merece es el de ¡sublime! Probablemente, la más fría y suelta desde que tengo recuerdo. Alguno dirá aquí que ese recuerdo es, cuando menos, como el de la novia de Nemo, y que los años pasan, y que no bebas por la mañana (un orujo de hierbas -empujado por Marcos, bien es verdad-, saludos a Amalia, ya os contaré la que nos armó) y que… ¡mierdas! Yo sé lo que me digo.

Precioso, el aspecto que muestra el conceyu de Ponga.

La bajada, cuanto más placentera, más corta. Toca remontar.

Vamos completando el itinerario circular. Espectacular ambiente invernal. Armando abriendo gentilmente huella, para que no nos cansemos.

De nuevo al sol, espectacular bajada por el tubo; no por repetido menos placentero; la presencia de las figuras de tres esquiadores permite apreciar sus dimensiones e inclinación (pequeñas, de todos modos).

Resubimos hacia la arista que se descuelga de La Bedular hacia el sur; 
Peña Ten, omnipresente.

Cerca de la arista la nieve venteada empieza a hacer del foqueo una cuestión delicada -sólo llevamos 20 años decidiendo si merece la pena comprar cuchillas o es mejor descalzarse los esquís y cramponear. Fermat, por su parte, esperó más de 300 por la demostración de su teorema.

Al fin en la antecima de la Bedular, dispuestos para la última bajada; como se deduce de lo anteriormente expuesto, en crampones.

La imagen pura de la alegría; un buen día de esquí de montaña genera unas sensaciones, desde mi punto de vista, más intensas que un día de escalada. En cualquier caso, para poder compararse, éste no puede ser en modo alguno trivial. ¡Ah, las opiniones, tan numerosas como los culos, según reza el grosero aforismo popular, en su escatológica aplicación de la correspondencia biunívoca!

Y lo mejor está por venir: viejos amigos que se reencuentran. El día era de 9; ahora ya lo será de 10. Alcohol, grasas saturadas, anécdotas de buen gusto, canabináceos, chistes sutiles y delicados, confidencias, psicotrópicos, calor humano y calor propano (no jodamos, 15 bajo cero a la una de la mañana, descontado el efecto térmico). Fuera, la ventisca ruge y deposita nuevos farrapos. Mañana será otro hermoso día de esquí. ¿Se puede pedir más?

Exscusatio sine qua non: sí, se puede. Verbigratia acordarse de llevar la cámara. Por suerte, Marco, cual Stajanov de los megapíxeles, sacó 700 o mil fotos. Las podéis ver aquí, en su blog, si es que el cabrón lo actualizó ya.

Navidades 2011: Esquí de montaña en el Portalet

Por esas cosas de la vida y del trabajo, que aunque no sea vida, también quita tiempo, poca actividad hasta fin de año. Desmintiendo las previsiones de nuestros poderes públicos, panglossianos ellos a la hora de gastar mi dinero en estaciones de esquí ruinosas, cándidos en sus estimaciones de la cantidad de nieve que cae y está llamada a caer en la Cordillera, el esponjoso elemento no apareció por el cantábrico, ni se le esperaba. Así que tomamos la muy sabia decisión de darnos “un rulo por el piri” como dicen los vascongados y los madrileños. Por allí, nieve, también muy poca; además de absolutamente transformada y cementada. Así que nada de madrugar, ni esquiar a la sombra, ni esquiar en cotas bajas…: o sea, al Portalet. Ya se aprecian en la primera imagen las limitadas condiciones; la belleza natural de Marcos, no obstante, se impone, soberana, al paisaje:
Innumerables trazas nos dejan ver bien a las claras que pocos lugares permitían la actividad salvo este

Primera vuelta maría de la temporada, literalmente 

La nieve, escasa; algunas laderas, pelonas; y siempre al sur. Nada obstaculiza, empero, el dinámico foquear de nuestro hombre

El Pic d’Anie, congelado; nos dirigimos a una antecima a su derecha, a la solana

Mirando hacia Francia, el Departamento de los Pirineos Atlánticos, como lo llaman los guipuzcoanos, observa una mejor innivación

La cumbre, muy estética. El Midi como telón de fondo

Delante de él, el Pic de Peyreget, nuestra próxima ascensión

 Esta será la primera pala de la temporada

 Y ahora, a por el Peyreget

Con este calor, que lo suba el portavoz de la Conferencia Episcopal

Mejor al día siguiente, con el día menos avanzado

Y claro está, con mucho más hielo

Rápidamente el calor se hace sentir

La ventaja del anticiclonazo es haber consolidado una tiesa pala sur que, en condiciones normales, estaría sujeta a un gran riesgo de avalanchas

La subida es muy entretenida; arriba se tumba

Y se vuelve a enderezar en una corta canal, machacadísima por las trazas. Sin ellas, y con más nieve, ha de ser esquiable

En la cumbre, momento de exaltación del espíritu, no nos resistimos a cantar El baile del gorila, cima señera de la tradición musical de occidente (¿en qué oscuro abismo de canificación, novios tuneros y programas de Canal Sur andará ese talento atormentado, Mélody?) De ese carácter eran nuestras reflexiones

Pronto la alegría por la cima se sobrepone a nuestras angustias

Pedazo bajada, y pedazo mierda de foto. Se aprecia al fondo la escasez de nieve de Formigal, con las pérdidas millonarias que eso supone y que, no te preocupes, vas a pagar tú; al fin y al cabo Ibercaja es la propietaria y los bancos no pueden quebrar, querido ciudadano de mierda.

 

A la hora de bajar, bien se ve que la nieve es más verano que primavera

Y terminamos como llegamos, pero con más calor. Marcos quiere saludar así a sus múltiples admiradoras. Yo digo lo que mio güelu: un home tien que tener pelu’n pechu, y nos coyones, folechu.

Agujas de Tajahierro

    Muchas veces despreciamos injustamente las escaladas “fáciles”. Y qué decir de los blokeros, que aúnan además el paradójico requisito de escalar en el suelo… En fin; pensamos que con escalar, pronto y de rapacinos, de la que empezamos, LA SUR, es más que suficiente. Con la eclosión del grado (lo sé, más imaginaria que real, como el precio de la vivienda: este piso vale 300.000 euros porque yo lo valgo, esta vía es 9b por los mismos motivos -escucha, cómo va a costar ese dinero si en Alemania cuestan la mitad, cómo va a ser 9b si no conseguiste en años encadenar el 9a+ de referencia…), se desprecia toda aquella escalada que no lleve, como mínimo, el 6 por delante. A este respecto, cabe recordar que el 6b/6b+ es un VII grado UIAA, considerado hace no tanto por muchos, entre ellos mindundis como Messner, el límite de la capacidad humana. 
    Así pues, y especialmente cuando no tiremos ni pedos, reivindiquemos la escalada de las grandes clásicas del IV grado mantenido. La normal a la aguja de Tajahierro conocida como Ostaicoechea es una de ellas (qué cojones, digamos la puta verdad: naguábamos por hacer la Mitago, Rebaño de Dios o Maraya, y el parte meteorológico telefónico de Iván AEMET nos dio más por el culo que un muslim a Goytisolo, por utilizar un símil conmutativo cualquiera – ¿pero acaso no somos de la noble estirpe del Quijote que, entre acomodar sus sueños a la realidad, decidió acomodar esta última a aquellos? Así nosotros). 
    Concluyendo: para aprovechar un día de tiempo desapacible y amenazador, allá que nos fuimos. Tan sólo un día antes nos estábamos cociendo en el Gilbo y ahora llegando tan sólo a la primera reunión, tras pasar un divertido bloque empotrado, los genitales de Marcos comienzan a perder la sensibilidad, hecho que le sume en profundas reflexiones:

Chimenea del segundo largo: aquí no pegaba el aire y se estaba más a gusto:

Aquí, en cambio, no: “¡Cagon la unbetreten, terminarás de una puta vez!” Los que nos criamos en familias temerosas de dios, imbuidos de los más sólidos valores cristianos, somos así:

    Para los aficionados a buscar a Wally, tienen aquí una cordada encabezada por el guía Fernando Calvo que ante la imposibilidad de seguir a causa del viento, decidió dirigirse no sé exactamente a dónde entre ese hermoso caos de agujas, chimeneas y canales

Empieza a no gustarle; no sé por qué, el viento sólo debía alcanzar los 100 quilómetros por hora en la rachas más fuertes. Además, apenas lo habían anunciado:

Así que a rapelar desde la forcada que está justo debajo de la cumbre, por una protegida chimenea:

    La cumbre, tan lejos y tan cerca, 10 metros. Pero claro, eso es lo que les pasa a todos los que se quedan tan cerca de las cimas: que el viento, en las fotos, ni se siente ni se escucha. Y luego no nos creemos que tengan los 14 ochomiles, o que hayan subido al Cerro Torre, y eso que muchos, aceptando pulpo como animal de compañía y queriendo que los demás lo aceptemos (el porqué ciertas revistas deportivas no merecen ser compradas requiere un post), con sutilezas jesuíticas, arguyen que sin el hongo somital es cumbre igual, añadiendo unas cuantas falacias y sofisterías para que el periodista deportivo-fumbolero-retarded de turno no se cosque del asunto. Joder, si en V de vendetta, la que en el cómic era puta, la hicieron periodista. 

Aquí, la muda foto:

    Pero, cuál políticos con dos cargos y tres sueldos, teníamos un plan B: “¡Oye tronco ya que el teleférico ta pago (como en el chiste de la puta y el Guardia Civil, eso lo pienso ahora, no es que lo dijera entonces), que te parez si vamos a la Vueltona y nos hacemos unas viasss que seguro que allí tamos albintestate!” 
“¡De guay, triunfamos fijo!”

Y triunfamos lo que triunfó Clavijo: el viento arreció, y todo escalador a casa se volvió, pero el clavo del teleférico pagó:

Pico Gilbo: Meigas (6a)

    Siempre me ha gustado lo de la narratividad, la hermenéutica, la semiótica y todas esas cosas de  (Sheldom Cooper, The Big Bang Theory, dixit): “Oh Cielos, Hu-ma-ni-da-des!”. Por eso intenté darle al blog cierto dinamismo semiológico. Dinamismo que consistía , en suma, en ir poniendo a la vez que las fotos todas las gilipolleces que decíamos o pensábamos mientras desempeñaábamos las acciones reflejadas. Y un exabrupto amargado al principio, exorcización y sublimación de traumas, porque evidentemente, en la aproximación, hay más tiempo para que la bilis negra vaya sacando sus conclusiones (efectivamente, en la clasificación hipocrático-aristotélica, mi temperamento es bilioso: Calamardo); otro poco de referencialidad/ autoreferencialidad y juego de niveles lingüísticos postmodernos (pedantería-chocarrería; escatología-cultismo, and so on); otro tanto de autoparodia y autoinsulto en la tradición del humor inglés…; esos eran mis propósitos y mis trucos de prestidigitación barata puestos a su servicio. Pero como el número de gilipolleces, como el de gilipollas, tiende al incremento exponencial, y bien lo sabe el que suscribe, que reúne entrambas características, el de serlo y el de proferirlas, si bien no por encima de la media, todos los posts acababan siendo un carajal de mil hostias que ni yo mismo entendía al terminarlos y releerlos.
    Así que me dije: “joder, si esto es España, si tú eres español, si intelectual y creador aquí es cualquiera, desde Miguel Bosé el compraniños, hasta Ferrán Adrià el farsante“. (¡Ah, el cierre del Bulli, epifanía de toda farsa! ¿Y estoloarreglamosentretodos.org? País, que diría Forges -que me perdone por acercar su nombre, siquiera en letra impresa, a los otros dos-). Así que leí un libro, sí, con dos cojones, LEÍ UN LIBRO, pero que conste en mi descargo que no lo compre, que me lo baje de la internet, hasta ahí podíamos llegar: que leí un libro de Eisner sobre El cómic y el arte secuencial, y me fui a descubrir América, así, por la patilla: “dispondré las fotos de tal modo que su propia relación interna dote de sentido narrativo lógico y armónico la propia escalada”. Así, por ejemplo, en la segunda composición, aumentaré el tamaño del paisaje y lo colocaré al pie, como mudo testigo de la inmensidad silenciosa (mudo, silenciosa, ¡qué es lo mismo, coño! – ah, no, no, que soy intelectual) de la naturaleza sin figuras humanas, a la par que la secuencia de fotos más pequeñas y contrastadas mostrarán el ritmo y el dinamismo de la secuencia de pasos del 6a, tres paso brutos de fuerza”. Llevaré las herramientas del arte secuencial a un blog, me declararé comunista, me diré invertido (¡Cómo Visconti, qué irónica burla a un artista insigne!), me darán una subvención (bueno, en realidad no tengo claro el orden de estos sumandos), afirmaré que la culpa la tienen los bancos, sí a la dación en pago, execraré Israel, et voilà, a escalar todo el día y que trabaje su puta madre. Eso cantaba alegre la feliz lechera, diciéndose entre sí de esa manera.
  
    ¿Qué hay que hablar de escalada? Sin problemas, también: desde mi punto de vista, la vía es regulera. Buena al principio y al final, por una línea lógica, pero un espolón que no permite continuidad, así que el facilísimo tramo intermedio le hace perder homogeneidad y compromiso. En ese sentido, similar a Luna de Lobos, ya referenciada en este blog, y a La Feriona (ambas en el Valle de Luna). Desde el punto de vista escalador, probablemente la más floja de ellas. Sin embargo, es absolutamente recomendable, porque su aproximación es hermosísima, y sus vistas de la comarca de Riaño, cumbre y descenso por la arista son sublimes. Amarga pensar lo que fue este valle, y más todavía lo que sería nuestra vida sin electricidad. Por cierto, y por seguir con loh himteleztualeh, un natural de tan noble población (lo juro, al ordenar las fotos se me vino a la cabeza) violaba el principio de contradicción con una alegría que casi era malsana: Riañés cuando tocaba, vasco el resto del tiempo; era una cosa, no dejaba de ser la otra… Dos posibilidades mutuamente incompatibles; eso sí dilapidando energía todo el tiempo con su estilo de vida, chaletito en Madrid, chaletito en la costa de Cadiz (Le Corbusier, comunista, abominaba de la urbanización y la vivienda unifamiliar, así que ¿quién entiende este sindiós?). Retornando la digresión, digo que tomando todos estos elementos en conjunto, que antes de escaladores somos montañeros, la mejor de las tres escaladas sin ningún género de dudas.
Aproximación e inicio de la escalada:
 Los pasos más duros de la escalada:
Tramos intermedio y final:
 Cumbre, arista y vistas:

Peñas del Prado: "La negra"

    Decíamos ayer (y posteamos tras dos meses: verano, playa, alcohol, lesión, fisioterapia, rehabilitación…) que hubo que recuperar las cuerdas atascadas en el rápel. Marcos y Pablo, muy atentos, escalaron Noches de Escuela, bajaron con otro par de cuerdas viejas y desatascaron las nuevas. Que ya no lo eran: los ratos rompieron la camisa y hasta parte del alma de una de ellas por los sitios más adecuados, los muy hijos de puta, de tal manera que los trozos más aprovechables no llegaban ni a los 20 metros. Con la otra hubo más suerte: les gustaba más su sabor (tenía tratamiento antihidrófugo, antiarista y no sé la hostia cuantas cosas más soltó Berni por aquella boca al vendérmela) y empezaron a comerla sistemáticamente desde el principio, con lo que bastó con cortarle un metro.

    Estos dos no se ríen porque aunque las cuerdas no son suyas, acaban de darse cuenta que una de ellas por las que rapelaron estaba medio rota en varios puntos (vid. supra). Se las encontraron en la reunión, las desatascaron, y por ellas bajaron, sin molestarse en mirarlas. Gente valerosa y temerosa de Dios.

    El caso es que a continuación, para aprovechar bien el día, bien podíamos hacer otra vía. ¿Qué otra mejor que la gran clásica de La negra, justo al lado nuestro? De la que nos acercábamos a su base, reflexionaba para mí si se podía decir “la negra”, así, sin ser racista. ¿No sería mejor decir “la afroamericana”? Más aún, puesto que estábamos en Europa, podríamos acudir a un más preciso eufemismo: “La euroafricana”. Debo consultar estas dudas con algún profesional del antirracismo, o, si no hay ninguno de guardia, del feminismo o el mariconismo. A este respecto, ¡cuán de actualidad sigue estando “I professionisti dell’antimafia“, del inmortal Sciascia! ¡Caigan mierda y vómitos líquidos con tropiezos (lefa no, que no esta hecha la miel para la boca del asn@) para la estirpe inmunda de l@s políticamente correct@s!
    (Henry, jugador de fútbol negro caféconleche, nacido en Francia y ciudadano francés -Francia metropolitana está en Europa, lo digo por si se pierde por aquí algún fumbolero- era glosado alegremente como miembro de “la selección francesa multicultural” -en lo cultural, Henry debe ser antropófago, animista, pensar de modo simbólico y utilizar una lengua tonal; es imposible decir más tonterías que un periodista, aunque éste se encuentre entrevistando a un fumbolista-, “en la que conviven en armonía jugadores blancos y afroamericanos“. Y ahí ya me entraron ganas de cagar.)
Tras estas sesudas reflexiones, nosotros a lo nuestro. Fácil y hermoso primer largo, dominado por el espolón:
Segundo largo, un V que será más bien V+. Bien equipado, aunque los espits ya empiezan a envejecer:

Aquí se aprecia una buena perspectiva general, con la cordada en la segunda reunión, debajo del tramo de artificial:

Tramo que comienza Marcos en libre. En algunos croquis antiguos, aparece como 7a; en otros como 6c+. Por ahí andará la cosa. Se encuentra muy bien protegido con abundantes seguros, porque se trata de un A1 sencillo, o de un A0 muy muy atlético.

Aproximemos la imagen. Se puede apreciar que el tramo duro será de unos 10 metros:

Tras darlo todo, Marcos se ve obligado a recurrir a los estribos:

Y vuelta a salir en libre, en unos pasos tan hermosos como aéreos:

Preciosa, la reunión, desde la que Marcos asegura a Pablo, cuyos pétreos brazos amenazan extraer los pitones al acerarlos (sobre todo el último, que ximielga al subirse encima que es una gloria; si fuéramos himalayistas subvencionados diríamos que A3 o así):

¿A todas estas, dónde cojones estoy yo…? Buena pregunta. Me descolgué desde la segunda reunión a una canal lateral, desde la que una vira permite separarse y ampliar la perspectiva, en este caso del último largo, un técnico 6a:

 

 

Largo que es resuelto por Marcos con facilidad y rapidez (¡lástima que lo adecuado para escalar  una pared no lo sea para cubrir a una dama!):
Resumiendo: una muy buena vía con excelente roca, a la que merece volver en plena forma con el propósito claro de encadenarla entera en libre. Veremos este otoño.