Luna de lobos. 20 de Marzo de 2011

          El día del señor del 20 de Marzo, festividad de San Cutberto, obispo de Lindisfarne (cuyo nombre, como infausto homenaje, adoptó un grupo de música folk celta progresiva, a quienes se puede escuchar, es un decir, perpetrando aquí), santificado por sus denodados esfuerzos en aunar lo mejor de la cultura celta y la romana, decidimos honrar a su común animal totémico y nos propusimos  escalar Luna de lobos. En realidad, lo hicimos porque llevábamos todo el invierno sin entrenar, esperando a que nevara, y cuando ya la gente estaba en la playa, no nos quedaron más cojones que comenzar la temporada, y bueno, es una vía asequible. Asequible, pero muy buena en su grado y estilo. Pita y Fernández, en estos últimos años, abrieron un buen número de vías por paredes conocidas y menos conocidas de León con el criterio sensato y razonable que todos conocemos: fisuras y lugares protegibles limpios, placas aseguradas con alguna chapa cuando la dificultad lo requiere. Lamento no estar de acuerdo en este sentido con Paul Preuss, pero creo que lo requiere a partir del V, y a menudo, ellos, en sus equipamientos lo creen así también. 
          Es difícil encontrar una línea de cierta continuidad en esta pared de Rabanal, pero ellos lo consiguieron. Un primer largo de 6a, un segundo largo de V+, otros dos de II/III que rompen la identidad de la escalada, y un último largo de V+. Lástima por los dos largos centrales, pero de donde no hay no se puede sacar; podemos estar bien agradecidos a nuestros dos aperturistas, porque, desde luego, somos pocos los escaladores de nivel corriente que no nos hayamos encaramado por sus líneas. Nosotros, como tantos, vimos el croquis en el Nuevo Testamento según Adrados, y para allá que fuimos.

          La aproximación, por un terreno a caballo entre la cordillera y la meseta, en pleno corazón del valle de Luna, es preciosa. Marcos, insensible a la poesía y a la naturaleza, y, en general, a cualquier clase de belleza, me dice que sí, pero que él se está cagando, que tiene que parar y que lo espere que va a hacerlo en el regato (debajo hay una fuente, probablemente hayáis bebido de ella muchas veces) para que el “hojaldre” (su metáfora favorita, no sé si transcribirla con h o sin ella) le quede reluciente y cualquier persona escrupulosa le pudiera hacer, sin aspavientos, un “ass to penis”.

 

          Nadie puede negar, como ya se ha comentado en el primer post, que quien caga descansa. Lo veo aquí, y siento ternura.

          Sí hombre sí, tenemos entendido que es un placer excelso, lo mejor que le han dado los dioses a los hombres, junto con la guerra y la sodomía, como dice el aforismo griego, pero es que los demás vamos más sueltos, y por lo tanto, no podemos llegar a convertirlo en un acto trascendente, pero como, parafraseando a Hölderlin, “donde está el mayor peligro, ahí se encuentra la salvación”; probaremos durante un mes una dieta exclusiva de pan con bonito, para compartir esa comunión mística de la que nos hablas. Volviendo a lo nuestro, seguimos aproximando.

          Como esto no lo lee ni dios, voy a proporcionar una información valiosísima: en el prao que se ve abajo a la izquierda de la imagen, junto a la carretera, hay un setal enorme de Clitocybe Geotropa, kilos tengo sacados de allí. Qué buenas están las jodidas.  Aquí mismo, ya, la pared.
  
          En esta otra foto se aprecian bastante bien los dos primeros largos. El 6a, como suele ser norma en toda esta parte de León. es el trozo de placa lisa que hay encima de la fisura. Perfectamente equipado y acerable. Puesto que es fundamental para decir que se escalaron los itinerarios en libre, procuraremos dar siempre esta información.
          Está contento porque acaba de encontrar un fisurero Wild Country del número 7 reluciente -y pensábamos que esta vía no la escalaba nadie-, y porque me pasé diez minutos montando una reunión triangulada a medio metro de un puente de roca bien lazado.


   

          Aquí dos fotos del primer largo. El duro 6a no se ve, pues está encima de la fisura. De este modo, el primero de cuerda puede pisar las chapas y acerar de ellas con toda tranquilidad. Podría incluso decir que se trataba de Chilam Balam, que la había encadenado a vista, y que lo descolgara; y no habría ningún motivo para dudar de la palabra de un escalador. Y yo menos, que es mi amigo, y para muchos es mejor criterio de verdad que Revilla mirándote a los ojos para saber si te dopaste.

  
         
          ¡Coño, todavía me acuerdo de cómo se escala!

    
          No hay mejor sitio en el mundo que una reunión, si es cómoda y tiene paraboles.

          Estéticos y sencillos pasos del segundo largo.

 


    

          Hermosas vistas desde el pequeño pilar que remata la vía. Está cotado de V+, pero se debe tratar de un error, pues apenas llega al V grado. Al fondo, el Nevadín. Una cordada que ese mismo día hizo un corredor nos comentó que las condiciones eran horribles.

          La vía termina sobre un pequeño balcón en la cima del pilar.

          Montihuero, Morro Negro, Pozo Lao… Teníamos que estar esquiando y no escalando, pero esto es lo que hay, más de de 20º a 1500 m. de altura.  La cumbres es muy modesta, pero las vistas son muy amplias.

Aquí,  haciendo el imbécil.
          Aquí, comportándose de manera inteligente: cerveza y tabla de embutidos. El gran escalador británico Mallory, preguntado el porqué de su intento de ascensión al Everest, contestó “porque está ahí”. Nosotros, aunque no hayamos estudiado en Cambridge, tenemos también una respuesta inteligente: “porque la birra sabe mejor”.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s