"Noches de Escuela" en las Peñas del Prado (6a+)

      El 9 de Junio, tras diversos impedimentos con fechas, compromisos, familia, trabajo y demás, con una previsión dudosísima, ahí que lío por segunda vez al amigo Pelayo para completar su desvirgamiento alpinístico. La cita, en las Peñas del Prado; la seducción, la vía Noches de Escuela. El día se presentaba tan mal que olía a gatillazo a la legua, y además de a gatillazo, al consabido pagafantismo, entendiéndose aquí la fanta como el peaje del Huerna; y la golfa invitada, pues en este caso, el Fondo de Inversión de jubiletas de Florida dueño de los accesos dignos a la meseta de los asturianos.
      (EXABRUPTO. Cabe recordar a este respecto que Cascos, conocido político madrileño de origen asturiano, prolongó graciosamente el tiempo de explotación cuando perpetró de ministro para privatizarla con un mayor valor -no seré yo aquí quien sostenga la insidiosa tesis de que en los trapicheos políticos hay comisiones por enmedio, por Dios, que no se me interprete mal; “responsabilidad” lo llamó él-. El diputado cazurro, presidente por accidente, ése que llegó a profesor universitario sin conocer ninguna lengua extranjera -bueno, dadas sus entendederas cabe la posibilidad que el castellano sí lo sea para él; además, su padre ejercía en dicha universidá, y a ver quien tiene cojones a decir que eso no es un mérito-, prometió, y son testigos ambas dos oreyas mías que se ha de comer la tierra, la liberalización de la pernada, peaje o como sea. Joder, fue en la fiesta del nuevo primer estado, el de los prejubiletas solidarios comprados a precio de oro, “Fiesta de la minería asturleonesa”, Rodiezmo, execrable legión. Quien no vomite al ver esto, las millonarias hijas de papá jugando a la solidaridad y la justicia social, puede dedicarse sin problemas a la medicina forense, que nada bajo el cielo le asqueará jamás.
      Curiosamente, no se acuerda nadie del asunto, porque las diversas bandas de facinerosos (y facinmierdosas, perdóname Bibi) que acaudillan el PSOE, PP, FAC e IU (creo que ésta en calidad de subcontratada, mamporrera o gachupina, que muy bien no se sabe) son adecuada y convenientemente refrendadas en las urnas por los mansos cornudos astures (vaaaale, y cornudas). Pero a unos cuantos nos da por el culo el asunto, y cada vez que nos vemos obligados a ponerlo, nos escuece, que no lo tenemos tan dado de sí como ellos y ellas. Y nos escuece más en la medida en que tenemos por costumbre escalar con muchísima frecuencia en las maravillosas tierras del norte de León, y muy especialmente en la comarca de Luna y aledaños. En fin, disfruten lo votado y sigan comiendo mierda, que es esquisita y un millón de moscas no pueden estar confundidas. FIN DEL EXABRUPTO).
   
      Pero aún amenazando lluvia, y con la pared todavía húmeda, p’arriba que nos fuimos. Sería la primera pingadura. El caso es que poco a poco el cielo se va aclarando, parece que la cosa va a aguantar, y subimos rápido los primeros largos. Estas fotos son del segundo y el tercero, con un fácil V+  de máximo grado:

Comparémoslas con éstas otras, del invierno de 2006. Cambia la vegetación, y cambia la compañía, Pelayo por Marcos, pero están los dos bastante buenos igual, si acaso el primero más metrosexual y el segundo más malote, pijipunk o así. No sé sin son sanos estos ejercicios de tempus fugit omnia vulnerant et postera necat memento mori, pero es lo que hay:



y todo este ejercicio de nostalgia, porque me faltaba una foto para el que creo que es el cuarto largo, un hermosísimo V+ con una espectacular y aérea travesía a izquierdas, sin pies pero con unos buzones tremendos, a la distancia justa para que preste y no agobie…; pura geología recreativa, Marcos en el clímax:



Vista del vertical muro del último largo; 6a+ o V+ según por dónde se vaya; como era mi tercera vez en la vía, pues la decisión es obvia. Pero que conste que los dos son igualmente acerables, y que el sexto tiene tres chapas y el quinto sólo una.


“Y con este largo, terminamos tu proceso de iniciación, pequeño saltamontes. Bajémonos cagando leches que esto se está nublando mucho”. “Igual van a ser tus gafas y la pila de mierda que tienen”:

Hermosas vistas desde la arista…

… arista de obligado recorrido, si el tiempo lo permite, hasta llegar a los rápeles; no a los de toda la vida por el bombo, no, que esos están ferruñosos pila (estoy probando a utilizar este nuevo adverbio en aposicion, a ver que tal va; obsérvese que en la transcripción del diálogo anterior “pila” era un sustantivo), sino a unos relativamente nuevos, unos treinta metros a su izquierda mirando al valle (el árbol de arriba es una buena referencia). Eso sí, son dos, y las cuerdas se enganchan con facilidad:

Los viejos son estos; seguro que no petan (digamos que los tornillos de las chapas son más redondos que hexagonales); las cuerdas no se enganchan, y se baja al suelo de un tirón en, eso sí, 60 metrazos.

 

 
Verdadera vía placer (Adrados dando en el clavo, ahí lo tenéis). Sírvanse escalarla:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s