Como Pedro a Nuestro Señor, negamos a Amalia, la del bar de Tarna, tres veces

NOTA: es recomendable escuchar la selección musical mientras se lee el post
Tres veces, sí, tres veces con su habitual gentileza, delicadeza y bonhomía, nos pidió, o algo así, que no durmiéramos con nuestros vehículos (equipados pertinentemente a tal efecto) en su aparcamiento, privado (sé lo que vais a decir: ¿ése que limpia la quitanieves pública pagada con el dinero de todos los contribuyentes? ¿Ése? -No limpia otra cosa que no sea asfalto, no: las multas en los coches que intentan disfrutar de un día de nieve en el Altu las Señales no me dejarán mentir-). No nos pidió nunca, no, que limitáramos el consumo etílico o fabádico en su humilde y acogedor establecimiento -excusas, en cualquier caso, de humildes pecadores-. Bueno, volviendo al grano, y que se nos va la pinza, como dice la juventú: nos negamos (o eso creemos) a sus requerimientos por tres veces, y con ello nos hicimos acreedores al mayor de los castigos. El problema es que no sabemos exactamente en qué consistirá: ¿no dejarnos consumir? ¿no dejarnos dormir?; ya le adelantamos (aunque no nos escuchó) que antes volveríamos a votar al PSOE, antes volveríamos a comprar CD’s como si Megaupload no hubiera existido nunca, antes leeríamos un libro de Paulo Coelho o escucharíamos a Joaquín Sabina con delectación. Vade retro Amalia Petrus non sumus nec erabimus. Fortes in fide etiam cum ratio audaces. Hostelería, Asturias, calidad, crisis, cliente, ah, ¡qué trágico oxímoron!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s