Navidades 2011: Esquí de montaña en el Portalet

Por esas cosas de la vida y del trabajo, que aunque no sea vida, también quita tiempo, poca actividad hasta fin de año. Desmintiendo las previsiones de nuestros poderes públicos, panglossianos ellos a la hora de gastar mi dinero en estaciones de esquí ruinosas, cándidos en sus estimaciones de la cantidad de nieve que cae y está llamada a caer en la Cordillera, el esponjoso elemento no apareció por el cantábrico, ni se le esperaba. Así que tomamos la muy sabia decisión de darnos “un rulo por el piri” como dicen los vascongados y los madrileños. Por allí, nieve, también muy poca; además de absolutamente transformada y cementada. Así que nada de madrugar, ni esquiar a la sombra, ni esquiar en cotas bajas…: o sea, al Portalet. Ya se aprecian en la primera imagen las limitadas condiciones; la belleza natural de Marcos, no obstante, se impone, soberana, al paisaje:
Innumerables trazas nos dejan ver bien a las claras que pocos lugares permitían la actividad salvo este

Primera vuelta maría de la temporada, literalmente 

La nieve, escasa; algunas laderas, pelonas; y siempre al sur. Nada obstaculiza, empero, el dinámico foquear de nuestro hombre

El Pic d’Anie, congelado; nos dirigimos a una antecima a su derecha, a la solana

Mirando hacia Francia, el Departamento de los Pirineos Atlánticos, como lo llaman los guipuzcoanos, observa una mejor innivación

La cumbre, muy estética. El Midi como telón de fondo

Delante de él, el Pic de Peyreget, nuestra próxima ascensión

 Esta será la primera pala de la temporada

 Y ahora, a por el Peyreget

Con este calor, que lo suba el portavoz de la Conferencia Episcopal

Mejor al día siguiente, con el día menos avanzado

Y claro está, con mucho más hielo

Rápidamente el calor se hace sentir

La ventaja del anticiclonazo es haber consolidado una tiesa pala sur que, en condiciones normales, estaría sujeta a un gran riesgo de avalanchas

La subida es muy entretenida; arriba se tumba

Y se vuelve a enderezar en una corta canal, machacadísima por las trazas. Sin ellas, y con más nieve, ha de ser esquiable

En la cumbre, momento de exaltación del espíritu, no nos resistimos a cantar El baile del gorila, cima señera de la tradición musical de occidente (¿en qué oscuro abismo de canificación, novios tuneros y programas de Canal Sur andará ese talento atormentado, Mélody?) De ese carácter eran nuestras reflexiones

Pronto la alegría por la cima se sobrepone a nuestras angustias

Pedazo bajada, y pedazo mierda de foto. Se aprecia al fondo la escasez de nieve de Formigal, con las pérdidas millonarias que eso supone y que, no te preocupes, vas a pagar tú; al fin y al cabo Ibercaja es la propietaria y los bancos no pueden quebrar, querido ciudadano de mierda.

 

A la hora de bajar, bien se ve que la nieve es más verano que primavera

Y terminamos como llegamos, pero con más calor. Marcos quiere saludar así a sus múltiples admiradoras. Yo digo lo que mio güelu: un home tien que tener pelu’n pechu, y nos coyones, folechu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s